¿Porqué hay que dar un salto digital para ganar visibilidad?

Hoy en día la digitalización está avanzando con mucha rapidez. Y parece que si no estás presente ni visible en el mundo online no eres nadie. Además es más difícil vender ya que tus posibles consumidores antes de ir a una tienda física miran por Internet que es lo que tienes o dejas de tener. Les gusta estar informados hacer preguntas concretas sobre el producto que quieren. También, les agrada probar el producto para ya quedárselo.

Por esta razón, se necesita dar un salto digital para poder mostrar a tu público objetivo todo tu stock de vehículos, con sus características, imágenes para que lo puedan ver al detalle y el precio. De este modo, con una simple ojeada ya pueden descartar o no el vehículo. Así, si el usuario está interesado puede pedir información al momento y contestarle en menos de 5 minutos.

¿Y porqué es importante ganar visibilidad?

Porque cada día hay más competencia y más medios para poder mostrar tus productos, con el fin de llegar al usuario final. Esto no se consigue solo teniendo los coches en la tienda física, hay que tener una tienda online. Puedes mostrar todo tu stock de diferentes maneras; obteniendo una web con un motor de búsqueda, añadiendo una pestaña en tu perfil de Facebook dónde también se puede ver todo el stock sin salir del perfil de la empresa, estar presente en portales tanto Premium cómo gratuitos o tener una app de empresa. En definitiva, son herramientas útiles y buenas para poder ganar visibilidad.

Es otra manera de llegar a una gran parte de población que tienen poco tiempo. Gracias a la tecnología pueden ver en cualquier lugar y momento el producto que les estás ofreciendo. No hay que quedarse por detrás de la competencia.

Simple y eficaz

Os recomendamos que os descarguéis el pdf para poder ver con más detalle la importancia que tiene dar el salto digital en este sector.

Comprar un coche implica desembolsar una gran cantidad de dinero. Pero no todo el mundo puede pagar 10.000, 15.000, 20.000 de golpe. Por esto, y más con la crisis, financiar un coche se ha convertido en algo normal.

En la mayoría de los casos, si queremos comprar un coche lo que más nos conviene es pagarlo al contado, popularmente conocido como “a tocateja”.  Sin embargo, algunos concesionarios ofrecen suculentos descuentos e incluso llegan a igualar el precio del coche al contado, si decides financiar un coche.  Sea como sea, si dispones de todo el dinero, mírate dos veces el descuento. Nadie deja dinero a cambio de nada.

Sea cual sea el motivo, la mayoría de españoles acaba financiando su nuevo coche.  Atentos a los 3 TIPS que hemos seleccionado para ayudarte a elegir la mejor opción:

¿Mejor pedir el dinero al banco o al concesionario?

Es más probable que el concesionario nos ofrezca una financiación más ventajosa para nosotros que el banco. Al banco solo le interesa que le devolvamos el préstamo (más los intereses que nos cobrarán), y para ello harán números sobre nuestro nivel de deuda, nuestros ingresos… A priori, a los números no les interesa si el dinero es para un coche o para unas vacaciones.

El concesionario también quiere que le devolvamos la deuda (más los intereses), pero su negocio es vender coches (no financiar un coche), así que es bastante más probable que nos ofrezcan mejores ventajas para que acabemos comprando un coche.

Hay que conseguir pagar el mínimo posible

Es evidente que todos queremos pagar el mínimo posible por el coche que nos queremos comprar. Pero para ello no solo hay que comprar los diferentes precios entre marcas, modelos, acabados, equipamientos, concesionarios…. También entre las diferentes maneras de financiación. Si estamos pagando cuotas bajas durante un tiempo muy largo, estaremos pagando más intereses, y por tanto el coche nos saldrá más caro.

Pagar cuanto más de entrada es mejor. Así conseguimos reducir el importe a financiar y los intereses serán menores. Recuerda que hay que conseguir pagar lo mínimo posible incluso si queremos financiar un coche.

Usa la Regla del 20/4/10

Esta conocida regla nos ayuda a saber cuánto podríamos gastarnos sin pasar apuros económicos en la compra de un coche. En realidad, esta regla puede ser válida para la compra de cualquier bien que implique cualquier tipo de financiación.

La entrada como mínimo del 20% del valor del vehículo.

No financiar un coche durante más de 4 años.

El gasto extra que implica un coche (incluye la cuota, la gasolina, los pejes, el seguro, los impuestos…) no deben suponer más del 10% de tus ingresos.

Parecen tres medidas muy lógicas, y lo son. Pero no siempre son llevadas a cabo. Si no puedes pagar tu vehículo usando esta regla, deberías plantearte comprar otro coche.

¡Cuidado! No peques de avaricioso. Si tienes ahorros, un buen sueldo o tus aspiraciones de coche nuevo no son muy altas, quizás llegas de sobra a cumplir la regla del 20/4/10. Si eres uno de estos afortunados, no añadas equipamiento extra ni te decidas por un coche de mayor categoría solo porque puedes permitírtelo.  El coche ideal para cada uno es el que necesita y se puede permitir, aunque tengas que financiar un coche. Nunca el que no necesita, aunque se lo pueda permitir. Ni tampoco el que necesita, pero no se puede permitir.

La regla del 20/4/10 es simplemente una guía de compra, una herramienta útil, no es una norma. Sin embargo, tenerla presente nos ayuda a mantener los pies en el suelo y a ser conscientes de lo que podemos tener en el garaje.

financiar un coche