Si ya llevas tiempo publicando tus coches de ocasión ya te habrás dado cuenta de la importancia que tiene redactar textos orientados a la venta del vehículo. Aquí te contamos unos consejos para ayudarte en la redacción de tus textos.

  • Ser claro y directo. Piensa que la persona que está buscando el vehículo no quiere leer una novela. No hace falta que escribas como un indio, pero tampoco eres Shakespeare. La clave está en el punto justo. Usa palabras clave breves y descriptivas (navegador, híbrido, automático…). Hoy en día las personas leen las pantallas en diagonal. Con una lectura rápida deben entenderlo. En muchos casos se limita el número de caracteres, así que no te quedará más remedio que ser breve. Sí quieres destacar algo en concreto mejor con anuncios cortos y que, la parte a destacar, esté al principio. Recuerda que nadie leerá todo el anuncio si ya ha visto en el 1er párrafo que no es lo que está buscando.
  • Evita a toda costa las faltas de ortografía. Todo el mundo puede cometer un error, pero hay faltas inadmisibles. Revisa el texto un par de veces antes de publicarlo. Recuerda que existen las comas y los puntos y, sobretodo, jamás escribas todo el texto con letra mayúsculas. Llamarás más la atención… pero no parece profesional y es más difícil de leer.
  • Los detalles que no vienen predefinidos en campos debes describirlos de manera ordenada. Que sea fácil de buscar. No aproveches campos libres (como en ocasiones partes del título) para explicar detalles del vehículo que no son los que tocan.
  • Céntrate en los beneficios, más que en los tecnicismos. Tú eres un profesional del sector, pero lo más probable es que el posible comprador no lo sea. Si tienes que elegir, “Consumo bajo” es mejor que “3,1 l/100 km”. Si están interesados y contactan contigo y podrás explicar todos los tecnicismos necesarios.
  • Evita exagerar. Es normal que quieras añadir algunas expresiones llamativas tipo: oportunidad única, oferta especial… Pero no te pases. Demasiada exageración carece de credibilidad.
  • Cuidado con el precio. Aunque decidir a qué precio vender el coche merece un artículo aparte. sí que deberías prestar especial atención a este punto. En relación a la media de coches parecidos al que se vende, un coche demasiado barato parece que tiene problemas, y un coche demasiado caro pasará desapercibido. Si tu precio es bastante más barato o bastante más caro que la media (y estas seguro de ello): explica el motivo. Destaca que es tan caro porque solamente tiene 5.000 km o que es tan barato porque ya le has aplicado descuentos especiales.

Recuerda que es muy importante redactar textos orientados a la venta.

Comprar un coche implica desembolsar una gran cantidad de dinero. Pero no todo el mundo puede pagar 10.000, 15.000, 20.000 de golpe. Por esto, y más con la crisis, financiar un coche se ha convertido en algo normal.

En la mayoría de los casos, si queremos comprar un coche lo que más nos conviene es pagarlo al contado, popularmente conocido como “a tocateja”.  Sin embargo, algunos concesionarios ofrecen suculentos descuentos e incluso llegan a igualar el precio del coche al contado, si decides financiar un coche.  Sea como sea, si dispones de todo el dinero, mírate dos veces el descuento. Nadie deja dinero a cambio de nada.

Sea cual sea el motivo, la mayoría de españoles acaba financiando su nuevo coche.  Atentos a los 3 TIPS que hemos seleccionado para ayudarte a elegir la mejor opción:

¿Mejor pedir el dinero al banco o al concesionario?

Es más probable que el concesionario nos ofrezca una financiación más ventajosa para nosotros que el banco. Al banco solo le interesa que le devolvamos el préstamo (más los intereses que nos cobrarán), y para ello harán números sobre nuestro nivel de deuda, nuestros ingresos… A priori, a los números no les interesa si el dinero es para un coche o para unas vacaciones.

El concesionario también quiere que le devolvamos la deuda (más los intereses), pero su negocio es vender coches (no financiar un coche), así que es bastante más probable que nos ofrezcan mejores ventajas para que acabemos comprando un coche.

Hay que conseguir pagar el mínimo posible

Es evidente que todos queremos pagar el mínimo posible por el coche que nos queremos comprar. Pero para ello no solo hay que comprar los diferentes precios entre marcas, modelos, acabados, equipamientos, concesionarios…. También entre las diferentes maneras de financiación. Si estamos pagando cuotas bajas durante un tiempo muy largo, estaremos pagando más intereses, y por tanto el coche nos saldrá más caro.

Pagar cuanto más de entrada es mejor. Así conseguimos reducir el importe a financiar y los intereses serán menores. Recuerda que hay que conseguir pagar lo mínimo posible incluso si queremos financiar un coche.

Usa la Regla del 20/4/10

Esta conocida regla nos ayuda a saber cuánto podríamos gastarnos sin pasar apuros económicos en la compra de un coche. En realidad, esta regla puede ser válida para la compra de cualquier bien que implique cualquier tipo de financiación.

La entrada como mínimo del 20% del valor del vehículo.

No financiar un coche durante más de 4 años.

El gasto extra que implica un coche (incluye la cuota, la gasolina, los pejes, el seguro, los impuestos…) no deben suponer más del 10% de tus ingresos.

Parecen tres medidas muy lógicas, y lo son. Pero no siempre son llevadas a cabo. Si no puedes pagar tu vehículo usando esta regla, deberías plantearte comprar otro coche.

¡Cuidado! No peques de avaricioso. Si tienes ahorros, un buen sueldo o tus aspiraciones de coche nuevo no son muy altas, quizás llegas de sobra a cumplir la regla del 20/4/10. Si eres uno de estos afortunados, no añadas equipamiento extra ni te decidas por un coche de mayor categoría solo porque puedes permitírtelo.  El coche ideal para cada uno es el que necesita y se puede permitir, aunque tengas que financiar un coche. Nunca el que no necesita, aunque se lo pueda permitir. Ni tampoco el que necesita, pero no se puede permitir.

La regla del 20/4/10 es simplemente una guía de compra, una herramienta útil, no es una norma. Sin embargo, tenerla presente nos ayuda a mantener los pies en el suelo y a ser conscientes de lo que podemos tener en el garaje.

financiar un coche