Los compradores de VO también están evolucionando. A estas alturas ya podemos afirmar que los consumidores están cambiando su manera de comprar. Al tratarse de un sector complejo los cambios han ido sucediendo algo más lentos que en otros sectores.

La crisis, la conciencia ecológica y, sobretodo, la actual revolución tecnológica son las principales causas del cambio de actitud de los compradores de VO.

Como dicen los japoneses, toda crisis es una oportunidad, y la crisis económica española ha sido una buena oportunidad para los vehículos de ocasión. El comprador que necesitaba un coche, y no podía permitirse comprar uno nuevo, ha decidido comprarse un vehículo de segunda mano. Como resultado, en España se han vendido más de  1.830.000 vehículos de ocasión en el año 2015. A diferencia de algunos años atrás, en la mayoría de los casos, los futuros compradores de coches de VO ya llegan convencidos de que no quieren un coche nuevo. Se estima que el año 2016 registrará un aumento de ventas de vehículos de ocasión del 5% en España.

El tráfico de vehículos es la primera fuente de contaminación de las ciudades españolas y representa un grave problema para las grandes urbes a nivel mundial. Fruto de ello, se está creando una conciencia ecológica que, año tras año, va aumentando. En el mundo del motor se ha notado mucho, sobretodo con el aumento tan rápido de coches híbridos que circulan hoy en día en nuestras ciudades y en la sensibilidad ecológica que tienen muchos compradores.

Sin embargo, la gran responsable del cambio de actitud de los compradores de VO y coches en general es la tecnología. El avance tecnológico que estamos sufriendo es tan grande y va a pasos tan agigantados que deja atrás a cualquiera que no se sepa adaptar. Hoy en día, el proceso de compra ha cambiado. En el mundo del motor, el comprador ya viene informado de casa, con presupuestos de casa y habiendo comparado todos los coches que ha considerado. Prácticamente podemos afirmar que un cliente toma todas las decisiones online.

No está de mal recordar que si el comprador cambia, el buen vendedor se adapta.

Compradores