Una ruta conocida como «Bertha Benz Memorial Route» recuerda en Alemania a una mujer pionera, ya que Bertha Benz, la esposa del famoso fabricante de automóviles, es considerada la primera mujer que realizó una ruta en coche, y al mismno tiempo la primera mecánica.

Bertha Ringer nació en 1849 en Pforzheim, una ciudad perteneciente al Gran Ducado de Baden. Novia del fabricante de motores Karl Benz, ayudó a su futuro marido a mejorar el taller en el que trabajaba. Además destinó a esta empresa parte de su dote, convirtiéndose en inversora de la entonces naciente industria automovilística. Aunque debido a las convenciones sociales existentes en aquella época, tras casarse se convirtió en ama de casa sin derecho empresarial sobre el negocio.

Pero Bertha era una mujer inquieta y emprendedora, por lo que siempre estaba al tanto de lo que sucedía en la fábrica familiar.

Karl Benz patentó en 1886 un vehículo al que llamó «Benz Patent Motorwagen», con el que tan solo había realizado pequeños trayectos dentro de los terrenos de sus proiedades. El prototipo no tenía salida comercial, y la familia comenzaba a tener problemas económicos.

Fue Bertha Benz la que tomó cartas en el asunto, y demostró hasta dónde podía llegar el extraño vehículo. Dejó una nota escrita a su marido en la que decía: «Vamos a Pforzheim a ver a la abuela». Era un 5 de agosto de 1888. Se subió con sus dos hijos al Benz Patent Motorwagen y emprendió el viaje de 106 kilómetros que separaban el hogar familiar del de la abuela. Ese viaje supuso el viaje más largo realizado hasta entonces en un automóvil y el nacimiento del mantenimiento y reparación del coche, ya que Bertha Benz tuvo que realizar algún ajuste sobre la marcha.

Bertha no disponía de mapas y, por supuesto, nunca había realizado aquel viaje en coche, así que optó por ir haciendo etapas llegando a los pueblos que recordaba cercanos a Pforzheim. Pronto se quedó sin «Ligroin», el combustible que empleaba el auto, por lo que se vió obligada a repostar en la farmacia. Más adelante la señora Benz necesitó de la ayuda de un herrero para reparar una cadena que se había roto, y poco antes de llegar a su destino, Bertha cambió con sus propios medios los forros del freno y reparó una tubería de combustible que se había obstruido. Por todo ello Bertha Benz pasó a la historia como la primera automovilista y reparadora de coches.

Con este viaje demostró que el triciclo de Benz era capaz de realizar distancias largas. Poco después las ventas de los vehículos fabricados por Benz empezaron a incrementarse hasta llegar a convertirse, con el paso de los años, en Mercedes-Benz, una de las grandes empresas fabricantes de automóviles a nivel mundial. Bertha Benz falleció el 5 de mayo de 1944, dos días después de cumplir los 95 años.

Fuente: abc.es

Comprar un coche implica desembolsar una gran cantidad de dinero. Pero no todo el mundo puede pagar 10.000, 15.000, 20.000 de golpe. Por esto, y más con la crisis, financiar un coche se ha convertido en algo normal.

En la mayoría de los casos, si queremos comprar un coche lo que más nos conviene es pagarlo al contado, popularmente conocido como “a tocateja”.  Sin embargo, algunos concesionarios ofrecen suculentos descuentos e incluso llegan a igualar el precio del coche al contado, si decides financiar un coche.  Sea como sea, si dispones de todo el dinero, mírate dos veces el descuento. Nadie deja dinero a cambio de nada.

Sea cual sea el motivo, la mayoría de españoles acaba financiando su nuevo coche.  Atentos a los 3 TIPS que hemos seleccionado para ayudarte a elegir la mejor opción:

¿Mejor pedir el dinero al banco o al concesionario?

Es más probable que el concesionario nos ofrezca una financiación más ventajosa para nosotros que el banco. Al banco solo le interesa que le devolvamos el préstamo (más los intereses que nos cobrarán), y para ello harán números sobre nuestro nivel de deuda, nuestros ingresos… A priori, a los números no les interesa si el dinero es para un coche o para unas vacaciones.

El concesionario también quiere que le devolvamos la deuda (más los intereses), pero su negocio es vender coches (no financiar un coche), así que es bastante más probable que nos ofrezcan mejores ventajas para que acabemos comprando un coche.

Hay que conseguir pagar el mínimo posible

Es evidente que todos queremos pagar el mínimo posible por el coche que nos queremos comprar. Pero para ello no solo hay que comprar los diferentes precios entre marcas, modelos, acabados, equipamientos, concesionarios…. También entre las diferentes maneras de financiación. Si estamos pagando cuotas bajas durante un tiempo muy largo, estaremos pagando más intereses, y por tanto el coche nos saldrá más caro.

Pagar cuanto más de entrada es mejor. Así conseguimos reducir el importe a financiar y los intereses serán menores. Recuerda que hay que conseguir pagar lo mínimo posible incluso si queremos financiar un coche.

Usa la Regla del 20/4/10

Esta conocida regla nos ayuda a saber cuánto podríamos gastarnos sin pasar apuros económicos en la compra de un coche. En realidad, esta regla puede ser válida para la compra de cualquier bien que implique cualquier tipo de financiación.

La entrada como mínimo del 20% del valor del vehículo.

No financiar un coche durante más de 4 años.

El gasto extra que implica un coche (incluye la cuota, la gasolina, los pejes, el seguro, los impuestos…) no deben suponer más del 10% de tus ingresos.

Parecen tres medidas muy lógicas, y lo son. Pero no siempre son llevadas a cabo. Si no puedes pagar tu vehículo usando esta regla, deberías plantearte comprar otro coche.

¡Cuidado! No peques de avaricioso. Si tienes ahorros, un buen sueldo o tus aspiraciones de coche nuevo no son muy altas, quizás llegas de sobra a cumplir la regla del 20/4/10. Si eres uno de estos afortunados, no añadas equipamiento extra ni te decidas por un coche de mayor categoría solo porque puedes permitírtelo.  El coche ideal para cada uno es el que necesita y se puede permitir, aunque tengas que financiar un coche. Nunca el que no necesita, aunque se lo pueda permitir. Ni tampoco el que necesita, pero no se puede permitir.

La regla del 20/4/10 es simplemente una guía de compra, una herramienta útil, no es una norma. Sin embargo, tenerla presente nos ayuda a mantener los pies en el suelo y a ser conscientes de lo que podemos tener en el garaje.

financiar un coche