Según datos del Observatorio para el Empleo en la Era Digital, 8 de cada 10 empresas españolas aún no se han adaptado a la era digital ni han empezado su frase de transformación.  De hecho, no saben qué es el mundo digital ni a que se enfrentarán si no se actualizan.

Roberto Menéndez, Director de la Feria del Empelo en la Era Digital, ha sido muy tajante al asegurar que las empresas que no se adapten a la actual era digital van a perder miles de euros e incluso puede ser que desaparezcan. Roberto Menéndez ha avisado a los empresarios de pequeños negocios y de grandes empresas de que se pongan al día con los perfiles profesionales digitales.

Según datos recogidos por el Observatorio para el Empleo en la Era Digital, 1 de cada 5 jóvenes que encuentre trabajo entre febrero y marzo, tendrá un trabajo relacionado con la era digital.

El Observatorio para el Empleo en la Era Digital ha estimado que más del 75% de las empresas españolas (de 800 analizadas) no aprueba en este ámbito. Lo que significa que estas empresas necesitan trabajadores expertos en este sector para ayudarles en el proceso de cambio y establecerse. “Esto se junta con otra realidad, y es que los nuevos jóvenes, los millennials, son expertos en esta materia. Han nacido con el gen de la era digital, saben las necesidades, se manejan perfectamente en redes sociales, ecommerce, usabilidad, conocen lo que quieren y las tecnologías que existen para ello”, explica Roberto Menendez.

Cuando el Observatorio habla de transformación digital se refiere específicamente a las nuevas tecnologías: Utilización de Internet, Big Data, seguimiento de clientes, ecommerce, fidelización, CRM de control, búsquedas, huella digital, redes sociales, aplicaciones móviles, etc… El cambio del consumidor ya es una realidad. Las empresas que aún no trabajan en ello, deberían ponerse en manos de expertos digitales para que les acompañen durante el proceso de transformación.

Por ejemplo, la plataforma Inventario.pro está totalmente especializada en profesionales de la automoción, en concreto de la compra-venta de vehículos de segunda mano. Permite que éstas empresas (sean del tamaño que sean) tengan su propia web, su propia App y, además, se les publica todo su stock a más de 40 portales de Internet para que sus anuncios tengan una gran visibilidad en el mundo online.

Comprar un coche implica desembolsar una gran cantidad de dinero. Pero no todo el mundo puede pagar 10.000, 15.000, 20.000 de golpe. Por esto, y más con la crisis, financiar un coche se ha convertido en algo normal.

En la mayoría de los casos, si queremos comprar un coche lo que más nos conviene es pagarlo al contado, popularmente conocido como “a tocateja”.  Sin embargo, algunos concesionarios ofrecen suculentos descuentos e incluso llegan a igualar el precio del coche al contado, si decides financiar un coche.  Sea como sea, si dispones de todo el dinero, mírate dos veces el descuento. Nadie deja dinero a cambio de nada.

Sea cual sea el motivo, la mayoría de españoles acaba financiando su nuevo coche.  Atentos a los 3 TIPS que hemos seleccionado para ayudarte a elegir la mejor opción:

¿Mejor pedir el dinero al banco o al concesionario?

Es más probable que el concesionario nos ofrezca una financiación más ventajosa para nosotros que el banco. Al banco solo le interesa que le devolvamos el préstamo (más los intereses que nos cobrarán), y para ello harán números sobre nuestro nivel de deuda, nuestros ingresos… A priori, a los números no les interesa si el dinero es para un coche o para unas vacaciones.

El concesionario también quiere que le devolvamos la deuda (más los intereses), pero su negocio es vender coches (no financiar un coche), así que es bastante más probable que nos ofrezcan mejores ventajas para que acabemos comprando un coche.

Hay que conseguir pagar el mínimo posible

Es evidente que todos queremos pagar el mínimo posible por el coche que nos queremos comprar. Pero para ello no solo hay que comprar los diferentes precios entre marcas, modelos, acabados, equipamientos, concesionarios…. También entre las diferentes maneras de financiación. Si estamos pagando cuotas bajas durante un tiempo muy largo, estaremos pagando más intereses, y por tanto el coche nos saldrá más caro.

Pagar cuanto más de entrada es mejor. Así conseguimos reducir el importe a financiar y los intereses serán menores. Recuerda que hay que conseguir pagar lo mínimo posible incluso si queremos financiar un coche.

Usa la Regla del 20/4/10

Esta conocida regla nos ayuda a saber cuánto podríamos gastarnos sin pasar apuros económicos en la compra de un coche. En realidad, esta regla puede ser válida para la compra de cualquier bien que implique cualquier tipo de financiación.

La entrada como mínimo del 20% del valor del vehículo.

No financiar un coche durante más de 4 años.

El gasto extra que implica un coche (incluye la cuota, la gasolina, los pejes, el seguro, los impuestos…) no deben suponer más del 10% de tus ingresos.

Parecen tres medidas muy lógicas, y lo son. Pero no siempre son llevadas a cabo. Si no puedes pagar tu vehículo usando esta regla, deberías plantearte comprar otro coche.

¡Cuidado! No peques de avaricioso. Si tienes ahorros, un buen sueldo o tus aspiraciones de coche nuevo no son muy altas, quizás llegas de sobra a cumplir la regla del 20/4/10. Si eres uno de estos afortunados, no añadas equipamiento extra ni te decidas por un coche de mayor categoría solo porque puedes permitírtelo.  El coche ideal para cada uno es el que necesita y se puede permitir, aunque tengas que financiar un coche. Nunca el que no necesita, aunque se lo pueda permitir. Ni tampoco el que necesita, pero no se puede permitir.

La regla del 20/4/10 es simplemente una guía de compra, una herramienta útil, no es una norma. Sin embargo, tenerla presente nos ayuda a mantener los pies en el suelo y a ser conscientes de lo que podemos tener en el garaje.

financiar un coche